miércoles, 15 de noviembre de 2006

Dos almas, pero sólo una.


Una pareja viajaba tranquilamente en ómnibus. El viaje era ya por ambos conocido. Las mismas casas se visualizaban a través de las ventanillas, la misma calle y la misma avenida de siempre. La avenida llena de locales comerciales, vendedores ambulantes, gente por doquier. Era un día como cualquier otro. Nada indicaba que algo pudiera modificarse.-

Llega la hora de descender, ambos proceden a hacerlo. Él le cede paso a ella y permite que sea quien descienda primero. Decisión de la que pronto se arrepiente. Cuando ella está descendiendo, en una de las tantas calles que intersectan a esa avenida, un jóven pasa corriendo. La mira con detenimiento mientras sigue su camino. Retrocede en busca de la muchacha. Amenazándola con una pistola de grueso calibre la toma fuertemente de su brazo y la retiene, llevando a que su novio intente defenderla de la confusa situación. Todo es en vano, entre llantos y gritos de ella, el jóven comienza a alejarse del lugar, solo, liberándola, al ver que la policía viene en su búsqueda.-

Inmediatamente, ella abraza con fuerza a su novio, se acurruca en su pecho, largándose a llorar. Él, conteniéndola con sus brazos, comienza a avanzar en el camino que debrían realizar anteriormente. Caminan unos pasos, cada vez con más soltura y menos lágrimas. Creyendo que todo está volviendo a la normalidad, sin sospechar (ni querer hacerlo) qué les deparará ahora el destino.-

Fuertes pisadas se oyen tras el trayecto que realiza la pareja. Ambos se dan vuelta, con un sinnúmero de repentinas interrogantes, con imágenes de lo sucedido hace unos instantes. El mismo individuo, con su arma, emite un grito. Un grito lleno de rabia, de dolor incomprensible, de venganza sin justificar. Se detiene. Mira a la pareja fijamente. Los apunta con su arma, dispara. En menos de un minuto sucedió todo. Ella es quien recibe los disparos, uno en su pierna, otro en su pecho. Su novio intenta sostenerla mientras no puede evitar que ella caiga. La muchacha sólo tiende a mirar a su novio, sin poder emitir palabras, sólo derramando alguna lágrima que forzosamente intenta brotar de sus ojos. Dentro de su mente miles de imágenes pasan una y otra vez, recuerdos de todos los tiempos.-

El individuo es atrapado por sus espaldas y llevado a ser encerrado, como debió ser desde el comienzo. La muchacha sigue allí, en el piso, junto a su novio. Éste arrodillado ante ella, pidiendole (entre llantos ahogados por sus propias lágrimas) que resista, como si eso bastara para retener su cuerpo con vida un instante más, en esta irremediable e injusta existencia. De ahora en más, ya todo será en vano. La vida se va agotando, sólo una de esas dos tristes almas seguirá aquí en la tierra, aunque en su interior logre mantener a otra con vida.-


(Ana Stelmack)

10 Comments:

  1. César venegas said...
    Qué hay Anita? Sabe, me gusta su blog, ademas deje le cuento que yo conocí la poesia por medio de su paisano Benedetti, impresionante señor, igual que a ti me gusta Sabina, por aqui estaré más seguido, un beso y hasta la proxima.
    Deepak Gopi said...
    Hi Anita:)
    Excellent writing.
    Good day
    Sandra Becerril said...
    ayy... qué triste....y sabes q es lo peor? Que esto sí pasa


    besos
    Yessi said...
    Muy triste en verdad, pero eso no impide apreciar la belleza de tu escrito.

    Abrazos.
    Luis Cabrera said...
    Hola amiga, es muy bueno tu blog, un saludo desde Los Andes en Chile.
    Jorge Marín said...
    ¿sabes cuanto tarde en escribir esto? me espantaste amiga, pero solo es un cuento ¿verdad?

    te mando saludos colega.

    No me espantes asi.
    ..·: Anita :·.. said...
    César: Gracias por tu visita, espero que se repita nuevamente. Respecto a Benedetti, no hay palabras para describir su poder de expresión, sus ganas de escribir reflejadas en sus letras... en fin. He visitado tu blog. ¡Escribís muy bien!

    Deepak: Thank your for the comment! :)

    Sandra: Coincido contigo, lo peor es que estas cosas suceden realmente, y quizás cada día con mayor asiduidad.

    Yessi: ¡Muchas gracias!

    Luis: Bienvenido. Gracias y felicitaciones por tu blog, también.

    Jorge: Wow, qué efecto ha tenido mi cuento. Es muy bueno ver cómo se logra hacer que quien lo lee se compenetre tanto con lo allí expresado. Te cuento que este cuento surgió en menos de diez minutos, lo hice en base a un sueño que tuve. Mi sueño no fue exactamente así, pero me inspiré en él y creé esta historia. Gracias por estar, profe. Un abrazo.
    sebinsky said...
    Es lamentable esto de la delincuencia...todavia no hay algun remedio efectivo, y no se esta a salvo en ningun lugar urbano
    Saludos!
    BionicBuddha said...
    I do not speak Spanish, but the picture of the woman walking towards the light in the tunnel is beautiful.
    Thank you for sharing!


    www.bionicbuddha.com
    ..·: Anita :·.. said...
    Sebinsky: Por mala fortuna, así es. No creo que algún día se encuentre una solución 100% efectiva para ello. Besote.-

    Bionicbuddha: Thanks for visit me! The picture is not mine. Anyway, thanks :)

Post a Comment