viernes, 1 de setiembre de 2006

El “cuco” del CSCC no era tal

Esta semana comencé la práctica docente en una escuela de CSCC. ¿Qué es eso de CSCC? Todos los que estudiamos magisterio antes de conocerlo le teníamos una especie de miedo, o de temor. Era como un bicho raro. Se decía... “en setiembre se viene la práctica en contexto” y un estruendoso “¡uuuuh!” se emitía en forma prácticamente automática por parte del receptor de dicho mensaje. El CSCC es la práctica docente en una escuela de “contexto socio-cultural crítico”. Es decir, un contexto que está minado de carencias. Éste puede ser: desfavorable, muy desfavorable... la escuela en la que debo hacer la práctica es de contexto “muy desfavorable”. Sin embargo, a pesar de lo que todos imaginamos en un momento... me encantó estar en esta escuela. Se ven muchos problemas de conducta, atencionales, materiales, etc. Todo tipo de problemas y carencias, pero tiene sus cosas positivas. Los niños son sumamente sociables con nosotras, “las maestras nuevas” según sus propias palabras.
Por suerte he tenido la posibilidad de compartir momentos preciosos con los alumnos ya desde la primer semana. A la hora del recreo otra maestra practicante y yo organizamos juegos con ellos. Los alumnos no podían creer que “¡¡las maestras juegan al fútbol!!”. Pero pasaron muy bien, la carita de contentos que pusieron cuando les llevé la pelota y les dije que íbamos a jugar entre todos... no tiene explicación. Hay nimiedades que te llegan al corazón, y te tocan donde el corazón te hace vibrar el pecho. Y es fuerte. Ahora prácticamente todos los días vamos a organizar juegos con los niños (mi compañera de práctica y yo), ya sea a la rayuela, al manchado, a la pelota, etc. Creo que si nosotras, que somos maestras, podemos integrarnos a ellos de esa manera se van a sentir muy bien y van a ver una faceta de los docentes que hasta ahora no estaban acostumbrados a ver. Además, estos niños necesitan elevar su autoestima y a través de l juego pueden hacerse muchas cosas a favor de eso. El jueves fuimos a recorrer el barrio con la Directora y todas las maestras practicantes, así podemos saber más acerca de cómo son los hogares de los niños que asisten a esta escuela. Es una escuela complicada. Cerca hay unos cuantos asentamientos, y de allí es que vienen la mayoría de los niños. Hubo cosas fuertes de ver, y otras que una se cuestiona y que antes no imaginaba que podían darse determinadas situaciones hasta que las tenemos ante nuestros ojos y reaccionamos súbitamente. Lo que destaco de estos niños y que siempre voy a mantener y valorar es el cariño que demuestran, y la necesidad del mismo que denotan. Necesitan afecto, que estés con ellos, que compartas una sonrisa, que les dediques un tiempo, que los comprendas. Simplemente, son niños con mucho amor para dar y recibir. En octubre ya regreso a la escuela donde estaba haciendo la práctica docente anteriormente y desde ya me estoy imaginando qué duro va a ser abandonar esta nueva escuela, estos nuevos alumnos, por más que estemos junto a ellos tan sólo un mes. Son los propiedades del hecho de ser docente y hay que acostumbrarse a las “bienvenidas y despedidas” que nos depara la vida de ahora en más.

1 Comment:

  1. Anónimo said...
    Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Post a Comment